sábado, noviembre 12, 2005

El PP pide la retirada definitiva de la «Guía para chicas» por su «falta de objetividad» y de «rigor científico»

La portavoz de Educación del Grupo Popular en las Cortes de Castilla-La Mancha, María Jesús Bonilla, pidió ayer en Cuenca que el Gobierno regional retire definitivamente la «Guía para chicas» porque es «una intromisión ilegítima» en el derecho de los padres a dirigir la formación de sus hijos.

Los «populares» consideran que las guías «dirigen, orientan y fomentan a las niñas hacia un tipo de actitudes afectivo-sexuales que desde luego no se corresponden con la mayoría de los valores que compartimos las familias castellano-manchegas», añadió Bonilla.

También criticó que las guías fueran repartidas por la Consejería de Educación y Ciencia y que el propio titular de este departamento, José Valverde, admitiera, tras levantarse la polémica, que estaban siendo analizadas por psicólogos.

En su opinión, «es una irresponsabilidad que por parte de la Consejería de Educación se reparta un material pedagógico sin contrastar que es el adecuado, porque se está valorando una vez que han sido repartidas».

Fuente ABC

3 comentarios:

William Garcia Machmar dijo...

Hola, aunque no es tan relacionado con esto, entiendo que últimamente en España se ha modificado (o sustituido completamente) la LOE y que grupos - más o menos - conservadores se han manifestado en contra.
¿Puedes darme algunas luces al respecto? Debe de tener algo muy bueno como para provocar tanto revuelo.

En Chile recientemente, y de manera muy tímida, se modificó la Ley de Enseñanza. Una de sus disposiciones "polémicas" era que obligaba a las instituciones subsidiadas por el Estado (en su mayoría confesionales-católicas) que el 15% de sus alumnos a lo menos provinieran de hogares en situación social desmedrada (según un patrón que fijaría un reglamento). Aunque la ley fue aprobada (con la derecha en contra), el Tribunal Constitucional anuló esta disposición basándose en el "derecho de propiedad y la libertad de enseñanza" de los sostenedores de tales instituciones.

Bueno, eso último te lo contaba sólo para compartir un poco de experiencias.

Saludos

Antonio José Muñoz dijo...

Estos son algunos de los argumentos de los convocantes de la manifestación:

Motivos académicos:

Favorece el fracaso escolar.

La promoción automática contemplada en el Art. 28.5, establece que los alumnos sólo podrán repetir cada curso una vez. Al siguiente, aunque tengan todas las asignaturas suspensas, pasarán al curso próximo. También establece que sólo podrán repetir dos cursos en la ESO, es decir, que si un alumno repite primero y segundo, podrá llegar hasta cuarto con todo suspenso. En los institutos nos encontramos con alumnos en cuarto curso con 16 ó 17 suspensos. Lógicamente, están abocados al fracaso.

Los niveles educativos van a ser ínfimos.

La estructura de la ESO, recogida en los Arts. 24 y 25, no permite a los alumnos elegir entre distintas opciones formativas, imponiendo así unos estudios obligatorios en vez de establecer una edad de escolarización obligatoria. Dentro de los alumnos que quieren realmente estudiar, para los que tienen más capacidad supone ralentizar sus estudios y desaprovechar su talento, y para los que tienen menos, someterlos a un esfuerzo sobrehumano, estéril muchas veces, que acaba por desmoralizarlos.

La formación intelectual de los alumnos va a ser deficiente.

En el Art. 20.5 se establece que se redactará un informe al finalizar la Primaria sobre el aprendizaje de cada alumno y los objetivos alcanzados, que sólo sirve para saber si está en condiciones de acometer los estudios de la ESO, pero si no lo está, pasará a la ESO de todas formas.

Quita libertades.

Conculca la libertad de elección de centro educativo. Elegir la educación que los padres desean para sus hijos, encomendándola al centro de su elección, constituye un derecho primario que las autoridades deben reconocer y proteger mediante una legislación adecuada que ampare un pluralismo escolar efectivo.
No garantiza la libertad constitucional de crear, dirigir y gestionar centros educativos diferentes a los públicos, lo que, en definitiva, impide a los padres elegir centro docente.
Vulnera el derecho constitucional que asiste a los padres de que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones, al suprimir la Religión como asignatura en todos los niveles.
Ampara la intervención del Estado en los valores a transmitir a los alumnos mediante el establecimiento de las asignaturas “Educación para la ciudadanía”, “Educación ético-cívica” y “Filosofía y ciudadanía”, cuando son los padres quienes deben decidir acerca de los valores a transmitir a sus hijos, y los centros educativos, desde sus proyectos e idearios, deben tratar de comunicar los mismos.

Tienes más información en
http://www.loe-no.org/

William Garcia Machmar dijo...

Me parece digno de preocupación entonces (al menos amerita de mi parte informarme más)

Solamente lo último, sobre la libertad de enseñanza y la educación "civica" obligatoria a cargo del Estado no me parece nada de mal.

Entiendo que la idea de tener un "Estado social" es justamente autorizar intervenciones de ese tipo que no son tan graves y que pueden tener efectos sociales muy beneficiosos.