jueves, octubre 13, 2005

Mamá, de mayor quiero ser abogada

Uno que, a estas alturas, esta ya ciertamente de vuelta sobre eso del miedo escénico que aún asola a ciertos compañeros cuando de vistas orales se trata, recuperó hace algunos días ese cosquilleo desagradable en la boca del estómago.

La razón no era otra que la invitación que, por conducto de mi hija María, de cuatro años de edad, me hacía su profesora para que acudiera a dar una pequeña charla a su clase para explicar en que consiste eso de ser abogado.

Y es que al parecer se encontraban maestros y profesores estudiando las profesiones y parecía pedagógicamente recomendable el que un grupo de padres y madres explicaran en que consiste su profesión.

Superado un primer impulso de declinar amablemente la invitación, el par de pequeños ojos que vigilaba atentamente el sentido de mi respuesta hizo que aceptara, lo que fue recompensado con un palmoteo de alegría y una sonrisa.

Planteado el problema, era tiempo de buscar soluciones. Era necesario planificar la charla al milímetro, para interesar al pequeño auditorio y al mismo tiempo dejar patente la importancia que, al menos para mis, tiene nuestra profesión.

Obviamente, el auditorio requería de atenciones especiales que debían ser estudiadas.

La utilidad de la profesión, el derecho a la defensa, el papel de la abogacía en la protección a los más desfavorecidos, el turno de oficio, la asistencia a las víctimas de violencia doméstica, los estudios doctrinales; pueden ser explicadas de una manera más o menos profunda a un auditorio adulto o adolescente, pero ¿cómo explicar el hacer diario de la profesión a niños y niñas de cuatro y cinco años?

Era evidente que necesitaba de material de apoyo con el que no contaba.

Sumido en estas reflexiones, me dirigí al Servicio de Publicaciones de mi Colegio de Abogados en Zaragoza, dónde demandé material de apoyo para estos menesteres, con la seguridad de que ya mas de un compañero o compañera se habrían visto en la tesitura en la que yo me encontraba.

Lejos de ser así, desde el Servicio de Publicaciones, y he de decir en su honor que no sin cierto sonrojo, me comunican que jamás se les había planteado semejante necesidad.

A pesar de ello, los competentes miembros del servicio contactan por teléfono con varios números para constatar finalmente la inexistencia del tipo de material que demandadaba y, ante la falta de resultados, se ofrecen para buscarme por Internet material que pudiera paliar mi necesidad.

Realmente agradecido decline el ofrecimiento, por entenderme lo suficientemente competente para ello, con la seguridad, de nuevo errónea, de que abundaría el material de apoyo en la red para mi objetivo.

Efectivamente, tras varias horas de rastreo por Internet, empecé a pensar que para esto de las charlas infantiles sobre profesiones lo mejor es ser bombero, médico o policía.

La evidencia es que no pude encontrar referencia alguna a como ayudarme a explicar mi profesión a niños de tierna edad, a diferencia de la cantidad abrumadora de las profesiones antes citadas

Se me ocurrió recurrir al Consejo General de la Abogacía Española, y, he de decir no sin cierta vergüenza que, para mi sorpresa, en pocas horas contestaba a mi correo electrónico Jesús Díaz Lanza, a la sazón Jefe de Prensa del Consejo General de la Abogacía Española, poniéndose a mi disposición y ofreciéndome todos los medios que tenía a su alcance para ayudarme en la que empezaba a ser una ardua misión.

Pero como sabiamente dice el refranero para casos come este, más vale que sobre que no que falte.

Decidí continuar con mi búsqueda de material de apoyo por la red de redes. Ante el fracaso del día anterior, opté por dirigirme a la lista de correo de Rediris Derecho-es pidiendo ayuda.

En un periquete, varios compañeros de diversas provincias me contestan y me señalan determinado material de uso público del Consejo General del Poder Judicial.

Un par de «clicks» de ratón después ya me encuentro «bajándome» un DVD para explicar a escolares que es eso de la justicia, consistente en un video en el que, relacionando las señales de tráfico o las reglas del deporte, se termina en una sala de vistas, donde se explica el papel de cada interviniente, entrevistando a un magistrado, un representante del Ministerio Fiscal y un abogado, debidamente togados. Señalar que, de manera ciertamente injusta a mi entender, en dicho video no se hace ni una sola referencia al papel del Secretario Judicial.

En la misma web del Consejo General del Poder Judicial, a instancias de otro compañero, encuentro un par de «pdfs» consistentes en guías para el conferenciante y en folletos para los alumnos, que gustosamente descargué e imprimí en la provisión adecuada a mis fines.

Ese día, cuando llegué a casa para comer, al ver a mi hija María, me froté mentalmente las manos pensando que todo el trabajo valdría la pena cuando ella y sus compañeros vieran el material que estaba preparando.

Mi gozo en un pozo.

Fieles a la costumbre de explicar durante la comida lo que cada uno había hecho durante la mañana, mi hija María me cuenta entusiasmada que «hoy ha venido a explicar su trabajo un bombero»

Tras escuchar el relato, pude comprobar que el maldito «apagafuegos» había llevado a la clase de los niños su casco de cristal de espejo reluciente, su chaquetón ignífugo, un extintor, y un puñado de cuentos impresos a varios colores donde se explicaba lo que hacen los bomberos.

Examiné rojo de ira uno de dichos ejemplares que me era mostrado en esos momentos por mi hija. No había duda de que la competencia iba a ser dura y que acababan de poner el listón muy alto, pero quedaba todavía tiempo.

Por la tarde, de nuevo al teclado, navegué y navegué sin encontrar nada en español, hasta que decidí ponerme manos a la obra y adaptar una publicación del Departamento de Justicia de los EEUU para explicar su sistema judicial, traduciéndolo al castellano y adaptándolo a nuestro derecho.

El resultado, era bastante digno y la cosa estaba tomando un cariz algo más favorable. Astutamente suplí la ausencia de color en mi material adaptando cuadernos para colorear.

También encontré una ficha del diario El Mundo sobre profesiones que explicaba bastante bien y de manera esquemática que es, que hace y como se forma un abogado; y que obviamente paso a engrosar mi lista de material.

Pero una cosa me tenía preocupado. Era la chispa que pude ver en los ojos de María cuando me contaba como se habían probado el chaquetón de bombero y el casco.

Tuve que darme una palmotada en la frente. ¿Cómo podía haber estado tan ciego? Una toga pocas veces puede ser usada fuera de una sala de vistas con más dignidad que para explicar a unos niños el concepto de derecho a la defensa, a un juicio justo, a la igualdad ante la ley, etc.

Era obvio que tenía que incluir en mi equipaje una toga junto al material grafico y audiovisual que ya había conseguido.

Pero cuando ya no creía en ellos, los Reyes Magos llegaron en abril de parte del Departamento de Prensa del Consejo General de la Abogacía Española. En mi buzón había un misterioso y abultado sobre a mi nombre que, al ser abierto, desató una pequeña lluvia de miniaturas de la Declaración Universal de los Derechos Humanos para niños con el aparente destino de ser repartidas entre mi pequeño auditorio.

Con los refuerzos de Madrid, el Cuerpo de Bomberos acababa de ser derrotado.

Llegada la tarde de la charla, reconocí el cosquilleo olvidado del que al principio hablaba, y me dirigí a la clase de María con todos mis bártulos, entre los que incluí mi toga.

El desarrollo de la conferencia fue maravilloso.

Resulto personalmente emotivo ver esa veintena de caras pendientes de cada una de mis palabras.

Contemplarlas asentir cuando relacionaba las normas de tráfico o las del fútbol con las normas jurídicas; y los castigos de la profesora con las sanciones penales.

Disfrutar con su asombro cuando les enseñe un viejo y voluminoso ejemplar del diccionario Aranzadi de Legislación y compararlo con un liviano ejemplar de la Constitución Española.

El reírse conmigo cuando les descubrí que, de los dos libros, era mucho más importante el pequeño que el grande y no al contrario como me gritaban a mis preguntas.

La seriedad con que se tomaron su papel en la pequeña vista oral que organizamos con varios abogados, Ministerio Fiscal, Juez, Secretario Judicial, Acusado y denunciante.

Como afirmaron enérgicamente cuando les dije que, a pesar de ser físicamente distintos, todos somos iguales ante la ley.

Pero le tenía reservada una sorpresa de última hora al bombero.

Dado que en mi toga, preparada para envolver a un metro noventa de abogado, era difícil de poner a los diminutos cuerpos de mi auditorio, con ayuda de mi esposa, unas tijeras y unas bolsas de plástico negras, confeccioné unas mini-togas que impuse a los participantes en la vista oral.

Tras aplausos que me parecieron sinceros, pues a esa edad siempre lo son, me despedí de profesora y alumnos con la sensación de haber dejado el pabellón bien alto.

Antes de irme hice las paces con el bombero, pues advertí seriamente a mi auditorio que todas las profesiones son importantes y necesarias, siendo el trabajo lo que dignifica, y no el trabajo que hagas.

La mejor recompensa la tuve por la noche, cuando llegue a casa y mi mujer me contó que una de las compañeras de mi hija a la que había puesto la toga de plástico se negó a quitársela en toda la tarde, y cuando salió al encuentro de su madre, que como cada día venía a buscarla le dijo: «mamá, de mayor quiero ser abogada»

12 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Hola Antonio,
soy abogada y hoy tenía un día muy estresante y, por qué no decirlo, algo bajo de moral.
Trabajo por mi cuenta y no es fácil.
En un arrebato he escrito en el buscador de Google "es difícil ser abogada" y entre las entradas resultantes estaba este artículo de tu blog.
Podría decirte mil cosas. Millones. Pero seré breve.
GRACIAS.
Gracias por recordarme que esta profesión no es tan solo papeleo. Gracias por recordarme que lo importante de todo esto son las personas que acuden a nosotros para que les echemos una mano. Gracias por dignificar esta profesión a veces tan denostada. Gracias por hacerme sentir orgullosa de mi labor. Gracias por emocionarme. Gracias, gracias, gracias.
Si lees este comentario tan sólo desearte un feliz verano a ti y a tu familia.

Gema, abogada

Anónimo dijo...

Hola Señor Antonio, verás yo solo soy una niña de 13 años, y me gustan varias profesiones como la biologia, pero siempre he tenido la "vocación" de ser abogada y ahora me gustaria serlo cuando sea mayor, y queria hacerle unas preguntas las cuales me gustaria que contestara a: m_ari1@hotmail.com
Muchas gracias, y son:
¿Ser abogado/a es algo que,como decirlo,es un gran trabajo y llena su vida?
Y ¿Que tipos de abogados hay(ramas), y en la universidad cuantos años se tarda y cuantas asignaturas son y cuales?
Muchas gracias y espero que me conteste lo antes posible si puede.

"Buffy",estudiante.

Anónimo dijo...

Hola señor Antonio, me gustaria que tambien me respondiera a las mismas preguntas que mi amiga Buffy, eran para recordarle: ¿Ser abogado/a es algo que,como decirlo,es un gran trabajo y llena su vida? ¿Que tipos de abogados hay(ramas), y en la universidad cuantos años se tarda y cuantas asignaturas son y cuales?.
Gracias y si no es de mucha molestia respondame a mi email : sandracruz_94@hotmail.com.
Muchas Gracias.
Sandra

monikajaga dijo...

hola!!q tal!!la verdad11 ami me an dixo q tengoo vocacion para ser abogada aparte de eso ami me gstaria!proo tngoo muxisimas dudas!
y necesito ayuda ya q en poko tiempo entrare a la unibercidad y no encuentro respuesta amis dudas!
espero y me pueda ayudar se lo agradecere de x vida!!GraX!
le dejo mi mail!!
Bye...
monica_leo_2@hotmail.com
GraX

Anónimo dijo...

Hola!!
bueno, estaba navegando, buscando razones por la cual pueda estudiar derecho, el cual me gusta, pero no se,tengo mis dudas sobre si valgo para eso..., y encontre tu blog cuando puse 'quiero ser abogada'.
Nunca me habia planteado explicarle a un niño lo q es el derecho...Interesante el blog...

Bueno, a lo q iba, esta profesión me encanta, aunq dudo entre ella y psicología...Y ahora mismo estoy echa un lío. Y esto no puede ser, porque ya en mayo (casi junio) tengo q echar la matrícula para la Universidad, y en ella tengo q poner 3 profesiones, por orden de preferencia...y puff...

Me puedes decir q se necesita para ser una buena abogada?? ¿cómo saber si valgo para eso? En fin...básicamente es eso.

Te dejo mi msn:
marija98@hotmail.com

Gracias y por favor contestame.

Anónimo dijo...

Hola! me ha gustado tu anecdota, has reforzado la pasión que siento por la carrera que he escogido -leyes-. Gracias!

instruccionuno dijo...

Hola! Me llamo Blanca y acabo prácticamente de licenciarme en Derecho, y tras una casi mala experiencia que tuve durante mis prácticas en un despacho, ahora me encuentro empezando en otro, y he de decir que su pequeña historia me ha recordado porqué empecé a estudiar Derecho y cuanto me gusta.

Un saludo!

Anónimo dijo...

Hola mi nombre es Agustina y vivo en Chile.Por ahora tengo solo 13 años pero cuando grande me encantaria ser abogada, me fascina defender a la demas gente y ayudarla.Tengo muy buenas notas en lenguaje y mucha personalidad.Mi e-mail es agustinapage@hotmail.com me encantaria saber si me puedes contar un poco de esta profesion y tambien quiero saber que puedo hacer a esta edad(quizas estudiar o informarme o ir a clases) para llegar a ser una gran abogada.
muchas gracias por tu tiempo.

~Rosario~ dijo...

¡Hola! Me llamo Rosario, tengo 17 años y estoy bastante perdida (supongo que es normal con esta edad). No me motivo prácticamente con nada, soy bastante "rara"... Pero bueno, lo que quería decir es que he hecho un Test de Orientación Vocacional y el resultado me ha sorprendido un poco... Mi principal característica es la "flojera", vamos que me esfuerzo más bien poco... Y va y me sale Derecho, pero no por que tenga más puntuación que en las otras solo, ¡ES QUE ME HA SALIDO LA RECTA COMPLETA! ¡Todas en roja y esa en azul! Pensé: "No sé qué hacer, soy el colmo de la pereza y me sale una de las carreras más difíciles..." Entonces, apareció este blog y casi se me salta una lagrimilla y todo... Jeje.
Bueno, después de todo el royazo, la cuestión es que quisiera saber qué estudios hacen falta para ejercer la abogacía y qué requisitos se debe tener como persona.
Estoy hecha un auténtico lio... U.u

~Rosario~ dijo...

Eh... No estoy muy puesta en esto de los blogs... Esta frase solo es una prueba, porque antes he escrito un "tochazo" de comentario y ahora no lo veo... U.u

Anónimo dijo...

Hola como esta... me gusto mucho su historia, y bueno a mi tambien me gustaria escribir una, pero con un titulo algo diferente jajaja. Y es " ¡Porque no quiero ser abogado?
Pues como vera, estoy en la edad crucial en la que uno deve elegir una profesion en la vida o mejor dicho para vivir jajaja. Pero en fin, siempre caigo en lo mismo, en una crisis vocacional y existencial. Que en verdad que es horrible. El caso, es que no sirvo para nada util a la humanidad. he realizado infinidad de test, Y para que negarlo con la intencion de que me salga una carrera provechosa a la sociedad, para ser exactos, y para que mentir, esperando que me salga MEDICINA o Ingenieria al menos. Pero no, me sale Derecho, en todos, por mas que mienta, me sale Derecho. que he hecho yo para que me salga eso, o mejor dicho que no he hecho. Pues esa es la realidad, e sido un poco vago y un pillo en el colegio. Y este, es mi castigo. Me jodia altamente, cada vez que en el colegio, cuando los profesores, nos hechaban carreras a todos, a mi siempre me decian, tu vas a ser abogado. Nunca me predestinaron otra cosa, siempre abogado. Incluso desde el kinder, Yo no decia nada ni hacia nada para que me tilden asi de feo, pero al final del año. Recuerdo que la profesora, una que ya estaba apunto de jubilarse. Una vez, le dijo a mi mama a solas, Señora, ahora que me retiro de la docencia, quiero pedirle un favor, Yo le he tomado mucho cariño a su hijito, y aunque sea muy travieso y ocurrente es bueno. El unico favor que le pido señora, es que cuando sea grande, haga que estudie Derecho, no otra carrera Derecho tiene que estudiar señora. Mi madre sorprendida aun, le respondio. Esta bien maestra, asi lo hare. recuerdo que luego me tomo en brazos, con una extrañes en su rostro, y me llevo a casa. No supe nunca lo que la maestra le habia dicho en aquel momento a solas, hasta un mes despues, que recibimos la mala noticia de su fallecimiento. Alli recordando lo buena que era. Mi madre conto sobre lo de aquel dia. Recuerdo mucho esta anecdota, con tristeza y a la vez con malestar, pues ella fue la primera persona quien me señalo como futuro abogado. Y de alli como una maldicion, las demas personas. Cuando termine el colegio, Me di cuenta porque me tildaban siempre de abogado. Y decidi cambiar de personalidad radicalmente, me volvi mal humorado, reacio, y callado. Desde aquel cambio, ya nadie me dijo que yo deveria ser abogado. Me alegre de ello. Luego me meti a la escuela de biologia, para ser biologo, que siempre fue mi sueño junto con medicina. Pero nada, fracase. Y me retire a mitad de año. Luego mi madre preocupada decidio llevarme al psicologo, para hacerme una evaluacion aptitudinal y vocacional. En el cual como resultado, para variar me salio Derecho. Yo me encabrone de verdad, !!Como es que si mi personalidad a cambiado, me puede seguir saliendo Derecho!!. O es que acaso solo me estoy engañando, y en realidad, sigo siendo el mismo idiota de antes. Se que quizas suene, carente de autoestima. Pero no es asi, yo me valoro. se cuales son mis defectos y mis virtudes, se que soy mentiroso, desobediente, ocioso, jujurioso, bohemio y superficial pero tambien soy compasivo, empatico, desinteresado, hago lo imposible por ayudar a las personas, asi estas sean malagradecidas, seria capaz hasta de dar mi vida por ayudarles. Por eso es que yo siempre quize estudiar Medicina y No Derecho. Lastima que no sirva, para eso. T_T